viernes, 21 de noviembre de 2008

Velas


A Luis J. Pisonero

Respiras tan cerca que produces una pequeña confusión en mi cabeza.
Nuestra piel nos llama y siento que las velas que apagamos quedaron atrás, pero esas velas más cercanas siguen echando humo y mientras más soplo para terminar de apagarlas más humo echan. De esto deduzco que será por algo no concretado. Aunque las velas que ahora tienen fuego son presente, alguna está entre ellas y el pasado, y no sé cuándo se pueda apagar, quizá cuando se concrete todo, quizá cuando se agote el tiempo.


11 comentarios:

Azrael dijo...

XCLNT entrada y foto! muy buena analogía del pasado y presente!

Eduardo Quevedo dijo...

Definitivamente la entrada que más me ha gustado de tu blog.

Michel En La Red dijo...

Y que querías tu que hiciera Chávez en ese momento pedazo de paaj , ya para ese momento no se estaba trabajando en solventar el problema?

Que pasaba antes en un caso como el de ayer ridícula?

Donde esta el pueblo en contra de Chávez pedazo de m……………….?

Aquí?

http://michelenlared.blogspot.com/2008/11/globovisin-y-su-nuevo-fracaso-en-el.html

COME MOCO

Armando Ferreira dijo...

Me encantó esta entrada de tu blog, por lo que es y lo que quiere ser.

Que bonito es poder conocerte en lo que escribes...

Anita dijo...

Y a mi me han gustado muchos sus comentarios..Para ti Armando que es y q quiere ser esta entrada? La vrdad esto lo escribí hace tiempo cuando estaba en el 2do semestre y bueno lo encontré.

Luis Yslas dijo...

Los apagones recientes quizás tengan el saldo positivo de avivar en nuestra memoria la metáfora de las velas, como lumbre y pesadumbre de querencias que se resisten a partir. O a permanecer.

Sigue encendiendo esas velas, Anita. Vas por buen camino, pues la literatura es resplandor.

Anita dijo...

Gracias de verdad por sus comentarios, porq ellos le ayudan a uno a animarse a seguir escribiendo y estudiar de q forma se puede mejorar..Muchas gracias

Michel En La Red dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
ricardo dijo...

Y si las velas solo son parte de un destino,
de una memoria, de un sueño,
de un deseo y una fantasía,
que al mirarles desde una esquina,
uno piensa que se han apagado,
pero cuando se sonríe y se suspira,
en la siguiente vuelta nos han iluminado,
con su suave flamita, como diciéndonos:
"Hey! I'm still alive!" (Hey! Todavía estoy viva!)
con su suave llanto
pues llora el deseo incumplido,
pues llora la esperaza rota,
pues llora el destino que flota,
entre las esperanzas y suspiros de un amante,
que brille pues, el estandarte
de una victoria que no es fantasía,
pues ayer ganamos con cierta mayoría,
aunque los chapistas digan lo contrario,
y pues, quien no empuja para su lado,
cuando la cosa esta tan reñida?
Se que esto ultimo no tenia nada que ver, pero como tenemos el tema a flor de piel, pues me pareció interesante agregarlo. Un abrazo princesita.
Creo que voy a abrir una cosa de estas para meter mis poemas aquí.
Ilari lari eh! Wiiii wiiiii wiiiiiiiii. (8)
Recuerda que siempre estare aquí…
*en un susurro* aunque solo sea wiiiiiandute ;) (6)

Armando Ferreira dijo...

Por lo que es: escribiste algo muy bonito...
Por lo que quiere ser: en tus textos siempre buscas mostrar algo nuevo de ti. Tus creaciones siempre me sorprenden agradablemente, porque te conozco más y sigo encontrando cosas hermosas.

Mario Morenza I dijo...

Hola, Anita, qué tal. Me gustó mucho esta entrada. De hecho, siempre he estado pendiente de pasarme por estas comarcas blogueras, pero con tantas responsabilidades que uno tiene se me ha hecho cuesta arriba este paseo. Tus textos siempre me dejan una sonrisa -bueno, no es que los haya leído todos, pero prometo hacerlo muy pronto. Viste la película nostalghia, de Andrei Tarkovsky. Seguro te deslumbrará la escena, la determinada escena en que el protagonista cruza un pasillo con una vela encendida. No cuento más. Yo la tengo. Está a la orden. Esa película cambió mi vida.

MM