martes, 8 de diciembre de 2009

Quién se ha comido mis chocolates?


Alguien prometió traerme ricos chocolates de Margarita, también una corrección de textos y varias salidas. Además de futuras clases sobre Villoro...un café, una cerveza o un buen vino para el despecho...

"¡Epa, cuidado con un despecho!" me dijo alguien por ahí.

Todavía este amigo cumple su papel de Dj personal, es quien se encarga del soundtrack de mis días.

Ese es Mario Morenza quien tiene una memoria ajena del pasillo de su casa y de la Escuela de Letras. Aunque no es de mi época me siento parte de esas memorias, porque ahí me veo y me veré... algo tiene ese pasillo que por más veces que queramos alejarnos de él, siempre terminamos regresando.

En fin... creo que Morenza se comió mis chocolates.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Yo pensé que ibas a enseñarme...

Yo pensé

que ibas a enseñarme a leer

la sonrisa de los labios o

el sentimiento en un suspiro

a entender un apretón de manos o a

perderme en ojos tan humanos

que cuentan y relatan,

fines y principios.

Texto: Ricardo Poleo
30-10-2009

lunes, 23 de noviembre de 2009

I Sinfonía del bostezo :O


El profesor no deja de bostezar. Somos tres en la clase y esto parece una sinfonía, pero de bostezos.
Ya somos 4 en el salón gracias a Axi que acaba de llegar y no la he visto abrir la boca. Yo lo hago, pero no porque me fastidie la clase. Bostezo porque tengo sueño porque me levanté tempranito para intentar comprar unas entradas, para el Caracas-La Guaira del jueves 26, pero perdí el viaje pues las venderán mañana martes.
Trizbea sigue con su abanico y disimula el bostezo con él. Dinedlareg mastica un chicle y yo lo hago sin separar los labios.
Corazón de León pide perdón cada vez que lo hace y se acaricia el bigote como Balbino Paiba.
Yo no dejo de mover la pierna derecha y me duelen los ojos. Ya está.

martes, 24 de marzo de 2009

Quiero escribiiiir


Quiero escribir pero mis temas no son convenientes, mis personajes no son para nada ficcionales o ficticios, al contrario son muy reales, respiran y caminan como yo. Por más que intento darles ese toque irreal consigo efectos secundarios de realidad, los hago más humanos, más vulnerables.
Intento escribir y lo que consigo es reflejarme en el papel. Sí, por más tecnología me niego a escribir directamente en word o en el blog, prefiero poder tachar y ver los manchones de cada error y todavía con las correcciones me toparé con más y más errores.
Sigo sin saber cómo expresar lo que quiero decir y ni mi garganta ni mis manos dejan salir. Muchas ideas acumuladas que quisiera organizar y darlas a conocer, recibir opiniones, quejas y por qué no...( se me olvidó la palabra adecuada) A veces quisiera que mi modestia se agotara por un día al menos, no sé con qué fin, pero me gustaría.


miércoles, 18 de marzo de 2009

No estoy ciega




Cómo te digo que no tengo ninguna venda, ni en el corazón ni en los ojos
Cómo te digo que el cariño se gana y tú lo ganaste, pero el cariño también se transforma y ya no está de la forma que esperas
Cómo te digo que quizás el que tiene una venda eres tú..Que yo no elegí sentir amor por alguien
Cómo te digo que tuve y tengo miedo..Que tuve suerte de ver una luz roja en el semáforo y dejarte del otro lado de la calle..
Cómo te digo que siempre has contado conmigo y que ahora cuentas, pero de una manera distinta..
Cómo te digo que el pasarla bien contigo, el no tratarte mal me nace y simplemente está en mí..Te traté mal una vez y todo terminó peor..
Que el tratarte bien no implica algo más allá de eso
y cómo me digo a mí que no puedo tenerte como amigo porque eso te daña
Que yo no voy camino a ninguna destrucción, que soy libre y no puedo estar con alguien a la fuerza..Que mi corazón es libre y sólo late fuerte por quien él quiere...
Ni siquiera puedo decirle a ese tonto corazón que deje de querer a quien tiene ahí encerrado, porque las veces que lo he intentado he salido con los platos en la cabeza..
No sé cómo decirte que mis intenciones siempre han sido las mejores, pero soy humana y siempre termino tropezando, no sé si con la misma piedra, pero siempre hay una en el camino..Algún día aprenderé a esquivarla..Mientras tanto voy disfrutando cada herida en las rodillas al caer en el asfalto y voy disfrutando del ardor al desinfectar esa herida con un pequeño algodón empapado en alcohol..y voy disfrutando de los errores de puntuación en este texto que algún día corregiré..

Lo único que sé cómo decirte es que yo simplemente estoy (o eso intento) viviendo como en una fiesta para niños en la que la parte más divertida es que te venden los ojos y con todas tus fuerzas intentes darle a la piñata, esta se rompa y salgan todos los caramelos y juguetes en dirección al piso...Esa es la única venda que puedo tener..



miércoles, 11 de marzo de 2009

Pues no me callo


A veces los seres humanos somos tan tontos o será que simplemente nos hacemos...Muchos tenemos la libertad para escribir, decir lo que pensamos sin problema alguno...A veces, por no decir siempre, tenemos la responsabilidad de decir las cosas de forma moderada y así no herir suceptibilidades, pero pensemos bien y nos daremos cuenta que le pedimos a otros que nos dejen expresarnos como queramos (sí, sí la dichosa responsabilidad) pero nosotros mismos nos censuramos para no hacer daño a "seres queridos" y no tan queridos....No me importa si no les gusta lo que digo, simplemente expreso lo que soy, lo que pienso y lo que quiero...Se la calan...No pienso seguir censurándome porque eso hace daño..Guardarse las cosas enferma... Recuerden que simplemente digo lo que pienso y muchas veces no pienso lo que digo..

viernes, 13 de febrero de 2009

Aprendiendo a volar...Estrellarse en el intento


Un día decidieron enseñarme a volar y yo quise aprender. Los entrenamientos eran divertidos y sentí que con cada paso crecí como persona. Cometí errores sí, como todos cuando estamos en proceso de formación para un fin dado, nos equivocamos. Yo creí que estaba aprendiendo a volar, pero cada día me caía y me caía, por más que me levanté terminé cayendo una y otra vez. Creo que a nadie le gusta equivocarse y menos si sabe que hará daño a gente a quien quiere y aprecia de verdad. Estuve volando al rededor de 3 meses, pero terminé cayendo. A veces caemos por cegatos, por vendarnos los ojos sin tener razón para hacerlo..Mi instructor de vuelo, también quería aprender conmigo o mejor dicho, quería perfeccionar su técnica mientras yo aprendía. Así como Gohan le enseñó a Videl a volar, bueno así yo quise aprender, pero fui testaruda, no supe entender la metáfora y me tiré por la ventana sin paracaídas y sin el certificado de vuelo. Podrán entender que me estrellé..Sigo en área de recuperación y ni una cesta de frutas he recibido...Creo que reprobé el curso.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Igloo


En alguna oportunidad me encontré con un joven - sí, claro y yo soy una vieja- que estaba vestido de esquimal, cosa que me pareció muy extraña en un país tropical. Resulta que acababan de robar al chico que yo creí turista, éste se dirigía a su lugar de trabajo o no no no mentira salía de él - ya no recuerdo, fue hace tanto tiempo-
El punto es que a mí no me preocupaba tanto lo del asalto - insensible- me llamaba más la atención su atuendo, estaba loca por saber por qué vestía así con el calor que hacía. Me atreví a preguntarle y gentilmente me dijo que, a veces en su oficina el aire acondicionado se volvía loco, a veces dejaba de funcionar y cuando limpiaban el ducto, la oficina se convertía en una especie de igloo y por ello su vestimenta algo "exagerada".
Ahora casi un año después, estoy frente al monitor y me estoy muriendo del frío. El digital marca 23º pero debe -insisto- estar descompuesto.
Me pregunto ¿Dónde estará mi esquimal? El chico siguió su camino y yo me quedé con las ganas de saber si daba besos de esquimal jajaja ¿Dónde quedaría el igloo?

viernes, 6 de febrero de 2009

Puro ¿Quién? Humanos ¡Todos!


¿Qué importa si somos negros o blancos?
¿Si nos cortan, no tenemos la sangre roja al igual que la lengua?
¿La mayoría no tenemos pies, manos, ojos, boca?
¿Somos blancos y qué? ¿Somos negros y qué pasa?
Nuestra "raza", credo-religión, ideología, color de piel, no nos hace más o menos humanos que otras personas.
Somos blancos, negros, pardos, muchos nacemos amarillos y vamos cambiando de tono.
Puro ¿Quién?
Recapacitemos y aprendamos a valorar a las personas, no por su piel o su dinero.
Valoremos por lo que vale (valga la redundancia) cada uno como ser humano.

Recordemos que siempre seremos humanos y podremos equivocarnos, pero si rectificamos, demostraremos que podemos ser sabios