martes, 21 de octubre de 2008

Humanos o sabios? Ambos


Yo siempre intento dar lo mejor de mi a los demás, trato de cometer menos errores de los posibles. Pienso mucho en no dañar a otros y menos si son tan queridos para mi.
Como humana sé que siempre cometeré errores, que algunas veces no rectificaré y otras me daré cuenta de lo cometido. Unas pensaré en las consecuencias de mis actos y otras no me pasarán ni por la mente ni por el corazón.
Uno o al menos los que piensan como yo no tiene planificado dañar a los demás, no sabemos qué puede pasar mañana o en una semana, sólo podemos vivir minuto a minuto y paso a paso. Lo triste es que pueda decir esto después de caer en cuenta de mis errores.
A veces esos errores al ser visualizados lo que dan es risa y otras producen dolores de cabeza y remordimiento de conciencia. El tiempo no retrocede, pero podemos rectificar y reescribir sobre nuestras faltas.
Pedir perdón no es un error más, pedir perdón de corazón es saber aceptar "nuestras culpas", es demostrar que estamos arrepentidos y apenados por esa condición de seres humanos que es el errar. Y desde un punto de vista religioso, no somos quienes para juzgar.
Para terminar les digo que esta vida es una sola y como toda vida lo único definitivo es la muerte. Mientras eso no suceda todo es posible y tenemos oportunidad para vivir, reír, llorar, gozar, perder y sufrir, pero siempre podremos rectificar.
Recuerden "Errar es de humanos, pero rectificar es de sabios"
Nos seguimos leyendo antipápidos...

3 comentarios:

Eduardo Quevedo dijo...

Por mucho tiempo me estuve cuestionando sobre las cosas que hice en el pasado, sobre los errores que había cometido y peor, sobre las cosas que no había hecho y que pensaba que había perdido el momento de hacerlas y el tiempo ya no era recuperable.
Estuve mucho tiempo pensando así y por diversos motivos, por objetivos planteados no logrados, por relaciones que terminaron, por amistades que terminaron también.
El pensar así me generó mucha frustración y a su vez ansiedad por querer "recuperar" (puesto entre comillas intencionalmente) el tiempo perdido, vivía una carrera constante contra el tiempo, ¡grave!.
Luego de mucho pensarlo y de experiencias vividas, llegué a la conclusión que esta vida es un camino que uno mismo construye, a veces te consigues el camino asfaltado, otras veces te lo consigues empedrado o con huecos. A veces lo recorremos solos y a veces en las múltiples paradas que hacemos se monta con nosotros en el autobús gente que nos ayuda con su aporte a ver las cosas distintas, incluso a veces con estar solo allí, a veces permanecen para toda la vida y otras solo por un instante, algunas nos aportan cosas positivas, otras no enseñan que no queremos o como no queremos ser con sus propias acciones.
Lo importante es entender que uno mismo es el autor de su vida con las decisiones que uno toma en un momento específico, y las toma en función a lo que uno quiere en ese momento.
Lo bueno es que cada experiencia es un capítulo y al cerrar cada capítulo estás más preparado para empezar a escribir el otro.
Al final de cuentas como leí una vez "el pasado es historia, el futuro es incierto, el hoy es un regalo por eso lo llaman 'presente'".

Eduardo.

Luisme dijo...

Muchas veces las palabras están de más y lo que hacen es complicarnos más las cosas. Lamentablemente, como seres humanos que somos, nuestra naturaleza es equivocarnos constantemente… Pero todo error que cometamos, a pesar de las consecuencias que éste implica, tiene una solución y ésta, generalmente, es mucho más simple de lo que nosotros creemos. Sin embargo, hay que entender que “toda acción produce una reacción igual pero con sentido contrario”

La vida se nos va en un suspiro y hay que tomar en cuenta que la mejor decisión es aquella que nos de el mayor nivel de felicidad posible. Si no nos sentimos del todo bien, quizás, es que no estemos tomando las decisiones correctas. Hay que escuchar al silencio, al vacío, al dolor, a los momentos felices y a los pequeños detalles y sacar cuentas… ¡Ponerlo todo en una balanza!

Además, ser pacientes y esperar que nos dice el sabio maestro tiempo.

Nos estamos leyendo antipápida...

Luisme dijo...

Muchas veces las palabras están de más y lo que hacen es complicarnos más las cosas. Lamentablemente, como seres humanos que somos, nuestra naturaleza es equivocarnos constantemente… Pero todo error que cometamos, a pesar de las consecuencias que éste implica, tiene una solución y ésta, generalmente, es mucho más simple de lo que nosotros creemos. Sin embargo, hay que entender que “toda acción produce una reacción igual pero con sentido contrario”

La vida se nos va en un suspiro y hay que tomar en cuenta que la mejor decisión es aquella que nos de el mayor nivel de felicidad posible. Si no nos sentimos del todo bien, quizás, es que no estemos tomando las decisiones correctas. Hay que escuchar al silencio, al vacío, al dolor, a los momentos felices y a los pequeños detalles y sacar cuentas… ¡Ponerlo todo en una balanza!

Nos estamos leyendo antipápida.